Solanáceas

Solanáceas: patatas, tomates, pimientos,…

¿Qué son las solanáceas? Pues son un grupo de verduras muy popular, donde destacan las patatas, los tomates, los pimientos y las berenjenas. Los chiles son pimientos, por lo que obviamente están incluidos. El tabaco también es solanácea, pero ése no se come).

Las solanáceas son unas verduras un tanto comprometidas, admiradas por muchos y criticadas por otros. La característica especial que hace a estas verduras tan preocupante es la presencia de una sustancia, llamada solanina, que es tóxica y, además, no se destruye al cocinarse.

los problemas de la solanina

La solanina es responsable, entre otras cosas, del endurecimiento de los tejidos blandos, dicho de otra manera, es uno de los factores que hacen que nuestras venas y arterias se endurezcan y pierdan su elasticidad, lo que afecta especialmente a la circulación.

Así esta sustancia afecta provocando o empeorando dolencias tales como la artrosis, la artritis o la arteriosclerosis entre otras cosas, además también tiene la fea costumbre de secuestrar minerales.

Recomendaciones a la hora de usar solanáceas

Es complicado esto de dejar de tomar un gazpacho en verano o de prescindir de las patatas, pero al menos saberlo puede servirnos para no abusar mucho de estos alimentos y seguir algunas ideas que propongo:

1º y fundamental: NUNCA consumir patatas que estén verdes por fuera, el verdeo está indicando una alta concentración de esta sustancia, y, de hecho, los vendedores de verduras saben que no deben venderlas, de modo que si lo hacen seguro que no son muy de fiar.

2º: de vez en cuando podemos probar otras alternativas a las patatas, cosa que no tiene tanta complicación, tenemos la calabaza que es estupenda, más sabrosa y aporta mucho magnesio, entre otras cosas, también puedes contar con otros tubérculos como el boniato (no digo batata para no liarlo más).

3º: respetar las estaciones, es decir, procurar tomar poco o nada de tomate y pimientos en los meses de frío, ya que no es la época en que estas verduras crecen, de modo que está claro que son de invernadero o sabediosdedondevienen.

Y 4º y último: aficionarse a otras salsas y aliños y dejar de abusar tanto del tomate frito y parientes próximos.

Y eso es todo, ya sabéis que el conocimiento es poder, de modo que solo saber el perjuicio que hacen estas verduras debe ser razón suficiente para que seamos más moderados en su consumo.

bibliografia recomendada: El equilibrio a través de la alimentación, de Olga Cuevas, es un maravilloso libro de cabecera sobre alimentación. Además os adjunto un enlace a video de Olga Cuevas.