errores en la alimentación

Errores en la alimentación: premios y educación del gusto

¿Alguna vez has oído esta frase?: «existen alimentos que debieran estar prohibidos».

Es algo que muchos dicen pero nadie se preocupa por intentar. Total, para qué si la industria alimentaria, junto con la farmacéutica y la tecnológica, es una de las más poderosas de este planeta.

Recuerdo un conocido que se dedicó durante años a escribir a industrias varias para sugerir la eliminación del glutamato en sus alimentos, naturalmente no consiguió nada, si acaso que se rieran de él.

Todo el mundo sabe que no es bueno, pero todos nos lo comemos, porque “está” bueno. Así es, una de las características del glutamato es su cualidad para potenciar el sabor de las cosas.

(Lo más grave es que tomamos este producto en demasía, especialmente si acostumbramos a comer alimentos preparados, ya que éste es uno de los aditivos estrella)

La cuestión está en que sabemos que existen muchos alimentos que no son recomendables para nuestra salud y aún así los tomamos.

Aunque tal vez sea más problemática la falta de moderación. Podemos decir: esto no es bueno, pero me apetece tomarlo un día, bueno, pues que sufra el cuerpo, pero un solo día. Solo que los seres humanos no somos asi, cuando algo nos resulta apetecible, aun sabiendo que no es bueno, nos gusta abusar de ello.

Vayamos a lo práctico, ¿cuantas veces recompensan los padres a los hijos con una chuchería? ¿Cuántas veces esa chuchería es un subproducto del petróleo o una gelatina de procedencia dudosa mezclada con azúcar? ¿Cuántas veces llevan los padres a comer a los niños a un McDonald o similar aún sabiendo que esos alimentos no son precisamente lo más saludable del mundo?

Y sin embargo éste sigue siendo el criterio habitual, premiar con cosas que sabemos que no son saludables, pero que pensamos que les gustan a los niños.

El gusto de los niños, igual que con la educación, es algo que se hace, se orienta, nosotros les ofrecemos sabores, si esos sabores están orientados en una u otra dirección es una responsabilidad de los padres.

Yo conozco padres vegetarianos con hijos vegetarianos, o padres que jamás han dejado que sus hijos tomen chucherías y otros casos, y los niños siguen siendo felices.

errores en la alimentación - premios y educación del gusto
          las chucherías, siempre atractivas y apetitosas, pero poco sanas

Existe un problema añadido a la educación del gusto, si tenemos la costumbre de dar de comer a nuestros bebés papillas o potitos elaborados, ya que estos productos suelen tener demasiada cantidad de azúcares, hacen los alimentos mas agradables para el bebé pero ya están estableciendo una apetencia en el niño por el dulce desde pequeño. Por tanto es un asunto con el que hay que tener mucho cuidado.

Además existe un factor fundamental en la cuestión educación, nuestro propio conocimiento, porque depende de nosotros el inculcar a nuestros hijos que las cosas con azúcar son nocivas para la salud, inculcar la importancia de una alimentación saludable, o enseñarlos a escoger los alimentos más beneficiosos para su salud y su crecimiento.

De modo que la próxima vez que queramos hacerles un regalo, hagamos por pensar si lo que estamos dándoles será realmente para su bien o no.